PRÓXIMAMENTE... DESCUENTOS DE VÉRTIGO POR LIQUIDACIÓN DE STOCK, EXCLUSIVAMENTE EN LA WEB!

EQUILIBRANDO LOS SIETE CHAKRAS


 
El aura, un arcoíris de luz que circunda al cuerpo, es energía sutil externa.
La palabra “chakra” proviene del sánscrito y significa “rueda” o “disco”.
 
Son palpitantes discos de energía, afines con colores particulares. Estos discos conducen la energía Cósmica y la energía de la Tierra. Estas energías se conectan a tu aura, y los puntos de unión de estas energías son los Chakras.
 
Existen miles de chakras en nuestro cuerpo. Pero hay 7 Chakras Mayores que controlan y regulan los demás.
 
 
 
La espiral de cada Chakra se estrecha a medida que se acerca al cuerpo físico, y los 7 Chakras se “enganchan” directamente a una zona de la columna.
  
Cada Chakra interviene en el equilibrio de algún aspecto de las energías sutiles de la fuerza vital que entran a través del aura, y también en la traducción de dicha energía con el fin de que resulte aceptable para el cuerpo. Durante esta actividad, el Chakra entra en armonía o resonancia con otros Chakras adyacentes y, además, cada uno de ellos emite mensajes energéticos a través del aura hacia nuestro entorno inmediato.
 
 
 Una corriente de energía fluida y constante a través del sistema de Chakras asegura un aura saludable, lo que a su vez indica que el cuerpo está libre de enfermedades.
 
Una manera de visualizar el sistema de Chakras seria pensar en ellos como en un mecanismo de ruedas dentadas interconectadas. Imagina lo que sucedería si una de estas ruedas girara demasiado rápido o demasiado lento en comparación con las otras. El sistema entero se desequilibraría y tendría que volverse a alinear antes de funcionar de nuevo correctamente.
 
De similar manera, nuestros Chakras pueden entrar en un estado de disfunción, no solo por estar demasiado abiertos, sino también por vibrar o “girar” lentamente por causa de algún bloqueo de origen emocional, usualmente originado en la infancia.
 
Una vez identificadas las disfunciones relacionadas a los desafíos particulares de tu vida, te será más fácil dirigirte a los Chakras a los que necesitas prestar más atención.
 Sin embargo, recuerda siempre que debes pensar en el sistema de Chakras en su totalidad, y que cada uno funciona en armonía con los otros, para poder llegar a tener una sensación de bienestar completo.
 
Un sistema de Chakras equilibrado se traduce en bienestar físico, emocional y material, desaparición de los bloqueos en diferentes aspectos de la vida y satisfacción personal, así como desarrollo de la intuición y armonía general.
 
 
LA SANACIÓN CON CRISTALES
 
Los Chakras, vórtices de energía a través de los cuales la fuerza vital universal es canalizada y transmitida, resuenan en frecuencias diferentes que nosotros, que en la dimensión física asociamos con los distintos colores y las diferentes frecuencias sanadoras de los cristales.
 
La apropiada energía sanadora de la fuerza vital universal se canaliza a través del cristal. Esa energía se amplifica mediante la estructura molecular exclusiva de los cristales naturales y ayuda a estimular, equilibrar o relajar las frecuencias de los Chakras.
 
 
 
 
LOS SIETE CHAKRAS
 
CHAKRA RAÍZ
 
Nombre sánscrito: MULADHARA (significa “raíz”, “soporte”)
Cristales: Granate, Heliotropo, Jaspe rojo, Cuarzo Ahumado, Ojo de Tigre, Hematite
Incienso: Incienso (Olíbano), Mirra, Sándalo.
Color asociado: Rojo
Elemento: Tierra (Saturno)
 
Demasiado abierto: Desafiante, demasiado materialista, centrado en ti mismo, te comprometes en absurdas hazañas físicas.
Bloqueado: Con necesidades emocionales, baja autoestima, conducta autodestructiva, temeroso.
Equilibrado: Demuestra dominio de uno mismo, gran energía física, bien enraizado, saludable.
 
 
 
 
 
CHAKRA SACRO
 
Nombre sánscrito: SVADHISTHANA (significa “dulzura”).
Cristales: Cornalina, Calcita naranja.
Incienso: Jazmín, Rosa, Sándalo.
Color asociado: Naranja.
Elemento: Agua (Luna y Plutón).
 
Demasiado abierto: Emocionalmente desequilibrado, fantasioso, manipulador, adicto al sexo.
Bloqueado: Excesivamente sensible, duro consigo mismo, se siente culpable sin razón alguna, frigidez o impotencia.
Equilibrado: Confiado, expresivo, en sintonía con sus sentimientos, creativo.
 
 
 
CHAKRA PLEXO SOLAR
 
Nombre sánscrito: MANIPURA (significa “gema brillante”).
Cristales: Citrino, Piedra sol, Jade amarillo, Calcita amarilla.
Incienso: Salvia, Ylang-Ylang, Rosa amarilla, Geranio.
Color asociado: Amarillo.
Elemento: Fuego (Marte y Sol).
 
Demasiado abierto: Colera, excesivo control, adicción al trabajo, expresas juicios sobre los demás y te muestras superior.
Bloqueado: Te preocupa lo que los demás piensan, tienes miedo de estar solo, inseguro, necesitas que te confirmen constantemente.
Equilibrado: Te respetas a ti mismo y a los demás, tienes poder personal, espontaneidad, desinhibición.
 
 
 
CHAKRA CORAZÓN
 
Nombre sánscrito: ANAHATA (significa “sonido hecho sin que dos cosas choquen”).
Cristales: Peridoto, Cuarzo rosa, Cuarzo verde, Rodocrosita, Turmalina rosa, Rodonita, Turmalina verde, Morganita, Kunzita, Esmeralda, Aventurina verde, Turmalina sandia.
Incienso: Rosa, Ámbar, Ámbar – Miel, Rosa – Miel.
Color asociado: Amarillo.
Elemento: Aire (Venus).
 
Demasiado abierto: Posesivo, ama condicionalmente, se retiene emocionalmente “como castigo”, abiertamente dramático.
Bloqueado: Miedo al rechazo, ama en exceso, se siente indigno de recibir amor, autoconmiseracion.
Equilibrado: Compasivo, ama incondicionalmente, alimenta a los demás desea tener una experiencia espiritual al hacer el amor.
 
 
 
CHAKRA GARGANTA
 
Nombre sánscrito: VISHUDDHA (significa “purificación”).
Cristales: Topacio azul cielo, Aguamarina, Turquesa, Turmalina azul, Lepidolita, Obsidiana azul, Lapislázuli.
Incienso: Mirra, Lavanda, Romero, Salvia.
Color asociado: Azul.
Elemento: Éter (Mercurio).
 
Demasiado abierto: Hablar en exceso, dogmático, santurrón, arrogante.
Bloqueado: Evita la autoexpresión, no tiene confianza, mantiene opiniones incoherentes.
Equilibrado: Buen comunicador, satisfecho, le es fácil meditar, artísticamente inspirado.
 
 
 
CHAKRA TERCER OJO
 
Nombre sánscrito: AJNA (significa “percibir”, “conocer”).
Cristales: Iolita, Fluorita, Azurita, Apofilita, Diamante Herkimer, Zafiro real, Moldavita, Amatista.
Incienso: Incienso (Olíbano), Galán de Noche.
Color asociado: Añil, Índigo.
Elemento: Luz (Neptuno, Júpiter).
 
 
Demasiado abierto: Muy lógico, dogmático, autoritario, arrogante.
Bloqueado: Indisciplinado, teme el éxito, tendencia a la esquizofrenia, pone sus miras muy bajas.
Equilibrado: Carismático, muy intuitivo, no está apegado a las cosas materiales, puede experimentar fenómenos inusuales.
 
 
 
CHAKRA CORONA
 
Nombre sánscrito: SAHASRARA (significa “multiplicado por mil”).
Cristales: Amatista, Cuarzo claro, Diamante, Zafiro púrpura.
Incienso: Loto, Tilo, Ylang-Ylang, Rosa blanca, Lavanda.
Color asociado: Violeta, Dorado, Blanco.
Elemento: Energía cósmica (Urano).
 
Demasiado abierto: Psicótico o maníaco depresivo, frustrado, sensación de que el poder no se ha realizado.
Bloqueado: Constantemente agotado, no puede tomar decisiones, no tiene sentimientos de “pertenencia”
Equilibrado: Personalidad magnética, logra “milagros” en la vida, transcendente, en paz con el ser.
 
 
 

¡Abrazos de luz y... ten un día fantástico!